miércoles, 24 de septiembre de 2008

garrapatas

Las garrapatas son parásitos externos de los animales. Se alimentan succionando la sangre de sus huéspedes y son transmisoras de numerosas enfermedades.
Producen lesiones en los perros mediante diferentes mecanismos:
Por acción de las piezas bucales sobre la piel
Toxinas presentes en la saliva de la garrapata
En parasitosis graves pueden causar la muerte por anemia y debilitamiento.
Pueden ser transmisores de virus, bacterias o protozoarios

Condiciones de vida de la garrapata

Las garrapatas responden a una combinación adecuada de temperatura, humedad, horas e intensidad de luz. A medida que aumentan las horas luz y la humedad, se estimula su actividad, es por esto que son más frecuentes en primavera y verano.

Ciclo de vida

Luego que la hembra adulta pone los huevos, estos pasan por 3 estadios evolutivos móviles: larvas, ninfas y adultos. En cada estadío debe alimentarse de un animal, por eso se llaman garrapatas de 3 huéspedes. La hembra adulta después de alimentarse durante 3-4 días, abandona el hospedador para poner huevos (de 2000 a 4000) , estos evolucionan en 17 a 30 días a larva, la cual sube al perro (u otro animal, incluso el humano) y se alimenta durante 3-4 días y baja del huésped, dirigiéndose a paredes y escombros para transformarse en metalarva y luego en ninfa, donde sale a buscar su segundo huésped, sobre el cual se alimenta 3-4 días, baja y se dirige nuevamente a paredes y escombros para mudar a metaninfas, que se diferencian en machos y hembras, y salen a buscar al tercer huésped, del cual se alimentan durante 5-6 días, se produce la cópula y la hembra abandona al huésped para ir a poner los huevos reiniciando el ciclo.
En el caso de la garrapata del perro, pueden sobrevivir 1, 6 y 19 meses (ninfas, larvas, y adultos, respectivamente), aún en ausencia de animales.

Prevención y eliminación de garrapatas

La mejor manera de combatir las garrapatas es evitar que se reproduzcan. Hay que tener en cuenta que cada garrapata gorda que vemos en el animal, cuando se baje, va a poner entre 1500 y 2000 huevos, que luego serán garrapatas. Por eso, hay que evitar que bajen y desoven.
Lo fundamental y la clave para eliminar las garrapatas es tener en cuenta que no solo se deben eliminar las que vemos sobre el perro, sino que también hay que eliminar las que se encuentran en el ambiente. Para ello y aunque parezca tedioso, la única forma de lograrlo es la fumigación regular y sistemática, de los lugares donde habitan los animales, con productos apropiados. Hay numerosos productos para combatir esta plaga, todos son tóxicos, algunos más otros menos, pero todos lo son. Entre ellos tenemos a la cipermetrina, que además actúa contra pulgas y otras plagas del jardín como moscas y mosquitos. Pero hay que tener cuidado, con la manipulación de productos tóxicos aunque sean de toxicidad moderada, porque la susceptibilidad individual hace que cada uno responda de manera diferente al enfrentarse a esa sustancia. Se deben leer cuidadosamente el prospecto y las instrucciones de uso antes de aplicarlo y tomar todas las precauciones necesarias para evitar una intoxicación involuntaria.
La fumigación se debe hacer tanto en el exterior como en el interior de las residencias.
Para fumigar espacios abiertos, lo más conveniente es hacerlo en días secos, es decir que no haya llovido en los últimos días ni que haya pronóstico de lluvia para las próximas 24 hs, especialmente durante la noche de la aplicación. Otra cosa a tener en cuenta es que hay que fumigar al caer el sol, ya que muchos de estos productos se inactivan con la luz solar. Lo importante es saber cómo fumigar, y para eso es necesario saber donde se ubican las garrapatas. Las podemos encontrar en las paredes y techos, en escombros, en los arbustos, en el césped y en todos los recovecos que pueda haber en una casa. Por esta razón, no sirve solo baldear, sino que, hay que fumigar todos los sitios en donde ellas se encuentran. Lo mejor es hacerlo con una bombita aspersora, en forma de lluvia fina, rociando las paredes, techos de machimbre o madera de las galerías, pisos, paredes, arbustos, ligustrina y césped que se encuentren hasta 2 metros alrededor de la casa. Aplicarlo de manera que quede húmedo, esto posibilita que el producto quede en contacto directo con las garrapatas y puede ejercer su mecanismo de acción.
Tomar la precaución de que las mascotas no estén en contacto con el tóxico y dejar actuar toda la noche. Mientras se aplica el producto, a pesar de estar al aire libre, se recomienda no fumar, no ingerir bebidas ni comidas, y utilizar guantes, barbijo, anteojos protectores y sombrero para evitar el contacto del producto con la piel.
Para la fumigación del interior de la casa, la tarea se debe realizar por la mañana. Sacar a todos los habitantes, humanos, perros, gatos, canarios, loros, hámster, etc., y fumigar con lluvia fina todo, techo, paredes, piso, zócalos, alfombras, cortinas, colchones, almohadones, sillones, en fin, todo lo que hay adentro de la casa. Una vez que se terminó de distribuir el producto dentro de los ambientes con las puertas y ventanas cerradas (sin olvidar a ningún integrante de la familia adentro), dejar actuar el producto por lo menos por 2 horas. Luego, abrir todas las puertas y ventanas y ventilar durante una hora, como mínimo, antes de entrar. Como lo mencioné antes, esto hay que hacerlo cada 15 días por lo menos 4 veces.
Junto con la fumigación, es necesario combatir estos ectoparásitos de nuestras mascotas. Para ello, contamos con un sinnúmero de productos en el mercado, que van desde talcos, hasta pipetas, pasando por los champúes y enjuagues post baños. Cada uno tiene sus puntos a favor y en contra, ya sea por su poder de acción como por su poder residual, así como también por su precio, dependiendo de la cantidad y tipo de mascotas que tengamos. Pero hay que tener en cuenta que, no todos tienen la misma eficacia ni el mismo poder residual (el poder residual es el tiempo que el producto sigue haciendo efecto luego de ser colocado) y además, la cantidad de garrapatas que se tenga en el ambiente, también es un factor a tener en cuenta. Actualmente hay productos en venta, que hablan de 2 a 3 meses de poder residual, pero no hay que tomarlo tan estrictamente.
Lo más importante es que quede claro que el veterinario es el que mejor nos va a asesorar con respecto al producto que más le convenga a nuestra mascota y también nos va a asesorar con respecto a su modo de uso y los cuidados que debamos tener para evitar poner en peligro tanto sus vidas como las nuestras.

2 comentarios:

LEONIBLASS dijo...

MUY UTIL LA INFORMACION SOBRE LAS GARRAPATAS, DE SU CONTROL Y POSTERIOR ERRADICACION.FELICITACIONES POR VUESTRO APORTE,.....!!!!!!

caro dijo...

Me quedo muy claro lo de las garrapatas... pero tengo una duda como es posible que sin tener animales, puedan haber en mi patio... ¿como se reproduce y de que se alimentan si no hay sangre?.